Los grupos de interés: una perspectiva ética de la gestión empresarial.

Una de las principales dificultades a las que se enfrentan los planteamientos de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es el riesgo de relegarlos al ámbito exclusivamente teórico, sin ofrecer a los gestores empresariales instrumentos adecuados para ejecutar y evaluar políticas eficaces de RSC.

El debate de la RSC en Europa cuenta con la ventaja de poder mirar las experiencias ya realizadas en el tejido empresarial norteamericano, así como sus propuestas teóricas. Es por ello por lo que el debate en nuestro continente presenta el rasgo distintivo de que sus formulaciones teóricas siempre van unidas a propuestas de gestión y evaluación de las mismas. Pues bien, la practica totalidad de estas propuestas coinciden en apuntar a un modelo de gestión basado en los grupos de interés, un sistema que se propone como la clave para pasar de la teoría a la practica en materia de RSC.

El concepto de grupos de interés.

En las ultimas décadas, el enfoque de grupos de interés ha ganado una gran popularidad tanto entre los teóricos como entre los prácticos de la RSC. El interés que ha despertado está vinculado principalmente al modelo de empresa dinámica que propone. Desde sus primeras definiciones este enfoque ha sido utilizado para describir las relaciones de la empresa con su entorno, pero también para generar estrategias y guías de acción.

De entre la variedad de definiciones del concepto de grupos de interés vamos a citar las tres más significativas, que nos permitirán observar la evolución que ha supuesto la introducción de este enfoque en la gestión empresarial.

 Son grupos de interés todos los grupos o individuos sin cuyo apoyo la organización podría dejar de existir, lo que obliga a la empresa a no centrarse únicamente en los accionistas. – SRI Internacional

 Son llamados colectivamente grupos de interés de la corporación aquellos hacia los que la empresa tiene cualquier obligación moral. – R. De George

 Son grupos de interés cualquier grupo o individuo que pueda afectar o ser afectado por el logro de los objetivos de la empresa. – R.E. Freeman

Un análisis de estas definiciones evidencian dos enfoques contrapuesto de ver a la empresa, por una parte un enfoque basado exclusivamente en los socios y accionistas, y otro basado en los grupos de interés.

El primer enfoque básicamente afirma que la gestión empresarial debe estar dirigida a maximizar el beneficio económico y el valor de las acciones, sin preocuparse de los costes sociales o ecológico que ello conlleve. Esta seria el tipo de empresa que propugnaba Milton Friedman en su celebre articulo The Social Responsibility of Business is to Increase its Profits.

El enfoque basado en los grupos de interés considera a todos aquellos colectivos e individuos, que o bien por motivos estratégicos o bien por motivos de legitimidad social, sean necesarios para el logro de los objetivos de la empresa. Este enfoque es un intento de integrar en las políticas de gestión la idea de que la empresa forma parte de una constelación de intereses cooperativos que poseen un valor intrínseco y en la que están incluidos, los accionistas, pero también empleados, proveedores, clientes o las administraciones públicas. Y que estos grupos tienen una incidencia directa en el funcionamiento de la empresa.

Podemos distinguir dos grandes tipos de grupos de interés en función de su proximidad al núcleo de la empresa:

  • Grupos de interés internos: vinculados directamente a la empresa, bien en calidad de accionistas, directivos, sindicatos, socios estratégicos, etc.
  • Grupos de interés externos: el resto de grupos de interés no vinculados orgánicamente a la empresa, como poderes públicos, lobbies, ONGs o la propia competencia.

 

Un modelo que integra la dimensión instrumental y cívica en la gestión de los grupos de interés.

Dentro del enfoque de grupos de interés se plantea un debate interno, pues desde planteamientos instrumentales se afirma que este concepto debe utilizarse por las empresas de un modo meramente estratégico con el objetivo de dirigir la empresa hacia los objetivos exclusivamente económicos. Mientras que desde planteamientos normativos, se defiende que la perspectiva de los grupos de interés va más allá de la pura estrategia y su pretensión debería ser enfocar esta relación en el largo plazo del proyecto empresarial con el horizonte puesto en la sostenibilidad. Esta última posición, lleva a fijar el enfoque de los grupos de interés como el modo de definir la gestión integral de la RSC. Pero profundicemos algo más en ambas perspectivas.

1. La orientación instrumental en la gestión de los grupos de interés.

Los presupuestos sobre los que se asienta este uso son los siguientes:

  • El objetivo final de la estrategia y decisiones de la empresa es el éxito en el mercado, es decir, el exclusivo beneficio económico.
  • Aquellas relaciones con los grupos de interés que sean improductivas o que impliquen una excesiva inversión de recursos serán interrumpidas.

En otras palabras, las relaciones con los grupos de interés entran en los procesos de toma de decisiones y en el diseño de la estrategia empresarial sólo en los casos en que estas tengan un valor económico para la empresa. No son razones éticas o de reconocimiento de intereses legítimos las que llevan a la empresa asumir una política de RSC, sino que el objetivo único de la empresa es satisfacer las demandas económicas de sus accionistas. Por tanto la gestión de los grupos de interés se utiliza como una estrategia más que ayuda a mejorar la rentabilidad empresarial.

Esta orientación suele ser un buen argumento de venta para que den el primer paso aquellas empresas que todavía no han implementado ninguna medida en el campo de RSC, sin embargo esta visión de la gestión de los grupos de interés es propia de culturas organizativas poco maduras y no se aleja mucho de lo planteado por Milton Friedman.

2. La orientación cívica en la gestión de los grupos de interés.

En los últimos años ha alcanzado notoriedad la visión de los profesores Stefano Zamagni y Luigino Bruni de una economía con una orientación predominantemente cívica. Partiendo de la evidencia de que la empresa comparte una constelación de intereses cooperativos con su entorno y que estos poseen un valor intrínseco, este uso es la piedra angular que fusiona la teoría de los grupos de interés y la ética.

Esta orientación no contempla a los grupos de interés como medios para conseguir exclusivamente la maximización de beneficios económicos, más bien admite que ciertas demandas de los grupos de interés poseen legitimidad y frente a ellas la empresa tiene una responsabilidad.

De momento, las propuestas concretas realizadas para la delimitación de los criterios a considerar en esta dimensión cívica de la gestión de los grupos de interés, son todavía escasas y se encuentran en periodo de discusión. Sin embargo a continuación mostraremos una propuesta para la utilización conjunta de ambas orientaciones que permita a la dirección de una empresa rendir cuentas de su política de RSC.

3. La integración de ambas orientaciones en la gestión de los grupos de interés.

Bajo la denominación de modelo integral de gestión de los grupos de interés pretendemos indicar que amabas orientaciones o usos del enfoque (el legitimo afán de lucro de una empresa y su pertenencia a una red de intereses cooperativos) deben complementarse en el día a día de la gestión de la empresa. Se trata de un modelo que postula que para dirigir la empresa de modo éticamente responsable debe hacerse uso de ambos enfoques.

Las claves para la gestión de la empresa siguiendo este modelo se podrían definir del siguiente modo:

  • Los intereses pueden ser calificados en intereses particulares, de grupo y universabilizables. Una perspectiva ética en la gestión de los grupos de interés debe optar por los intereses universalizables como guía para la definición de sus estrategias.
  • Un grupo de interés no será interpretado sólo como un afectado por la actividad empresarial sino como un interlocutor válido. En este sentido se afirma que no es un simple reclamante pasivo sino que puede influir en las decisiones y actividades de la empresa.
  • La exigencia de dialogo con los grupos de interés para la búsqueda de acuerdos acerca de las normas y procedimientos empresariales que respondan a intereses generalizables para guiar la dirección empresarial.
  • El dialogo deberá basarse en cuatro principios básicos: el principio de sinceridad de los interlocutores / el principio de inclusión de todos los afectados como solución a los conflictos potenciales, presentes y futuros / principio de reciprocidad entre los participantes, incluida la ausencia de coacción o violencia / principio de simetría entre todos los intereses planteados.

Una empresa podrá considerarse ética cuando logre alcanzar el acuerdo de los implicados. Este acuerdo será considerado siempre como un proceso y no un hecho definitivo, y la valoración ética del mismo dependerá del alejamiento o cercanía respecto a la inclusión de los múltiples grupos de interés, las condiciones del dialogo y del posible acuerdo. De la consideración de todos los afectados dependerá la legitimidad social de la empresa.

Conclusión.

Bajo este modelo integral de gestión de los grupos de interés, la concepción de la responsabilidad empresarial ya no sólo se ciñe a los intereses particulares o grupales, sino que contempla también la posibilidad de alcanzar acuerdos con sus grupos de interés que contribuyan al bien común, estamos frente a una concepción ética de la RSC. Así pues, este modelo considera a la empresa como una institución social donde convergen intereses de diferente naturaleza y cuyas acciones y decisiones son susceptibles de valoración moral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s